• Facebook
  • Youtube

COMISIONES DE TRABAJO
Ejercicio Profesional

11/05/2014

DEFENDIENDO NUESTRAS INCUMBENCIAS

La Comisión de Ejercicio Profesional de la Regional La Plata del COFOBA, surge de la necesidad de repensar y discutir el perfil actual de la Fonoaudiología y llevar las ideas que surjan a propuestas que se materialicen en acciones para lograr cambios concretos, que luego se presentan a Consejo Directivo para su tratamiento y ejecución.

Si consideramos a las ciencias de la salud como un conjunto de disciplinas dedicadas a la adquisición de conocimientos para su aplicación en la promoción del bienestar físico, mental y social de los individuos, la Fonoaudiología claramente se incluye dentro de este conjunto.

Para lograr este amplio propósito de las ciencias de la salud se reunieron dos vertientes ampliamente desarrolladas en la Fonoaudiología actual: el estudio y la investigación, y la aplicación de estos conocimientos.

El objeto de estudio de nuestra disciplina es la Comunicación Humana, y el Fonoaudiólogo es el profesional dedicado a la detección, diagnóstico, intervención temprana, recuperación y terapéutica de los trastornos de la comunicación humana en relación con las áreas de vocología, habla, lenguaje, fonoestomatología y audiología; de modo tal que interviene en todos los niveles de salud realizando acciones de prevención, promoción, protección, recuperación y rehabilitación.

Nuestro ejercicio profesional también incluye docencia, investigación, gestión y tareas vinculadas a lo pericial. Estos alcances nos muestran una singularidad de esta profesión: no es una disciplina de objeto acotado sino de producción y aplicación de conocimiento científico diverso.

 

Formalizar nuestras prestaciones

En este marco de reflexión y diseño de líneas de trabajo, hemos advertido  la necesidad de llevar a lo formal prestaciones que en lo real se llevan a cabo. Entre ellas, la consulta fonoaudiológica es un ejemplo claro de este nuevo conjunto de acciones: son cada vez más frecuentes las oportunidades en que, frente a un determinado problema un paciente o su responsable hace su primera consulta con un Fonoaudiólogo, quien en muchos casos, orienta la derivación o realiza el diagnóstico y tratamiento de su competencia.

Otra de las cuestiones que surgen frente al análisis de la actividad fonoaudiológica es la de la prescripción de dispositivos, por ejemplo, audífonos.

Sabido es que el Fonoaudiólogo lleva a cabo y es el responsable de la selección y adaptación de audífonos, prácticas que incluyen la decisión de equipamiento mono o biaural, en el primer caso la elección del oído a equipar, tipo de molde, programación del o los dispositivos digitales, seguimiento permanente del paciente equipado etc. Particularmente en Audiología Pediátrica, el Fonoaudiólogo es quien guía los pasos de la habilitación o rehabilitación auditiva. Consideramos que la responsabilidad del Fonoaudiólogo implicada en todo este proceso debe concluir en la realización de la prescripción del dispositivo y que esta prescripción sea reconocida para su otorgamiento por parte de las obras sociales. Un cambio de normativa en este sentido no hará otra cosa que acompañar los cambios en nuestra práctica diaria. Entendemos prioritario, como Entidad Colegial, impulsar estos cambios en la normativa vigente.

Análogamente, en el área de la Fonoestomatología y en el abordaje de pacientes con disfagia, el Fonoaudiólogo realiza la evaluación clínica y el estudio videofluoroscópico de la deglución, hace el diagnóstico y la terapéutica, que incluye el tipo de dieta y la indicación de la modificación de la consistencia de alimentos por medio de espesantes, así como la prescripción de los mismos ya que no son fármacos.

Estos son sólo dos ejemplos del cambio de paradigma que se ha dado en nuestra profesión a raíz del crecimiento de la disciplina, no escapan de esta descripción el área del lenguaje y el área de la voz.

En este proceso de maduración, hemos podido trazar una línea entre lo orgánico y lo funcional. Queda claro, por tanto, que el diagnóstico y tratamiento de la función pertenecen al campo Fonoaudiológico.

A través de la reflexión compartida pueden surgir no sólo cambios de actitud en lo individual al encarar la tarea profesional en el día a día, sino cambios colectivos que contribuyan a mejorar el ejercicio profesional y las condiciones en las que lo llevamos a cabo.

 

Nuestros derechos y obligaciones

En este orden de cosas, como profesionales de la salud tenemos derechos y obligaciones: tenemos derecho a exigir un reconocimiento de la disciplina en el ámbito de la salud pública y privada que se traduzca en más ámbitos de intervención del profesional fonoaudiólogo, que inexorablemente deberán reflejarse en más ámbitos de intervención y en honorarios dignos. También tenemos derecho a contar con los instrumentos legales que determinen claramente nuestras incumbencias. Como también tenemos la obligación de la formación continua, porque para exigir respeto debemos acreditar saberes que garanticen una práctica profesional de excelencia.

Desde el Colegio estamos trabajando en todos los temas que contribuyen a la jerarquización de nuestra profesión tales como la implementación de cursos de post grado y otras actividades dirigidas a la actualización permanente. Porque entendemos que las especialidades, incipientes en la actualidad en algunas unidades académicas nacionales, son imprescindibles para la Fonoaudiología, es que se han transformado en un objetivo prioritario para ser plasmado a la brevedad.

La Comisión de Ejercicio Profesional de la Regional La Plata ha elaborado un listado de prácticas fonoaudiológicas que será presentado, con la anuencia del Consejo Superior del COFOBA, a los organismos pertinentes. El objetivo fue crear un Nomenclador Fonoaudiológico, y que se le adjudique un código a cada práctica. Un Nomenclador  propio es necesario tanto para identificar prácticas que no están reconocidas como para proteger nuestras incumbencias.

Cabe ahora el logro de plasmar en una normativa las incumbencias profesionales emanadas de los alcances y los perfiles de formación de grado, acordes al ejercicio profesional en este nuevo paradigma.

Hemos expresado algunos temas que sabemos que preocupan a la comunidad profesional, y que no son de resolución individual, sino colectiva. Entendemos que la búsqueda de soluciones individuales se transforman en batallas perdidas, por ello perseguimos el objetivo de lograr la participación de todos los colegas para acercar propuestas y compartir sus dificultades en el ejercicio profesional cotidiano. Contamos para ello con una Entidad de Ley que nos representa, debe y puede vehiculizar ante los organismos correspondientes los cambios sustanciales que la Fonoaudiología actual reclama.

Recomendar esta publicación

Los campos con * son obligatorios

BUSCADOR